En su trayectoria en el mundo de las artes plásticas, Verónica Navarro siempre ha sentido interés por aquello que le rodeaba, con la necesidad de entender el mundo y desde ahí conocerse a si misma. Observar y analizar aquellas cosas que están y que son, parándose a meditar y reflexionar para dar sentido a pequeñas vivencias e historias que nos forman.

 

Los inicios de su obra ponen de manifiesto su interés por la interculturalidad, por la riqueza que supone compartir experiencias y pensamientos, y todo ello a través de un elemento común, el calzado. El calzado como “transporte” de viaje a otros países y culturas, cargado de significados.

 

Actualmente su trabajo se centra en la geometría que se manifiesta arquitectónicamente, a través de otras culturas y generaciones, o la naturaleza. Porque en definitiva es construir un imaginario desde la construcción de una determinada cultura.